La película es la crónica del viaje físico y espiritual de Eunice, la protagonista.

Un viaje físico, que se inicia en su pequeño pueblo del interior de Cuba, continúa en la carretera hasta la ciudad de La Habana y termina en un sanatorio para enfermos de SIDA.

Un viaje espiritual hacia la madurez, que va de adolescente violada por su padre, pasando por su integración a un grupo de muchachos que hacen una vida marginal donde conoce el amor, hasta convertirse en joven infectada con el VIH, que decide tener un hijo a cualquier precio.

El arco dramático que recorre la protagonista tiene una atmósfera visual característica en cada uno de los tres actos del guión, de acuerdo al paisaje físico y, sobre todo, a su estado espiritual.

Gerardo Chijona