Por AP

La película narra la huída de una joven ante el acoso sexual de su padre, y su encuentro con un grupo de jóvenes camino a La Habana. Es la cuarta vez para su director en el Festival.

Eunice habla poco, pero sus ojos lo dicen todo en Boleto al paraíso.

El personaje de la adolescente sirve de guía a la nueva cinta del director cubano Gerardo Chijona Valdés, quien regresa el sábado por cuarta ocasión al Festival de Cine de Sundance para presentar su filme por primera vez fuera de la Isla.

En Boleto al paraíso, una chica de pueblo huye de su casa ante el acoso sexual de su padre y en su fuga se encuentra con un grupo de jóvenes que van rumbo a La Habana, donde la desesperación los lleva a tomar una decisión sorpresiva.

Inspirada en hechos de la vida real, la cinta transcurre en 1993, en un momento de fuertes penurias económicas en Cuba, cuando el país de los jóvenes “empieza prácticamente a desintegrarse”, dijo Chijona Valdés en una entrevista reciente con la AP desde La Habana.

La trama se basa en dos historias del libro Confesiones a un médico, escrito por el doctor Jorge Pérez Ávila. El galeno, quien asesoró a los realizadores del filme, dirigió por más de una década un sanatorio para pacientes con VIH en Santiago de Las Vegas, a diecinueve kilómetros (doce millas) de la capital, y su obra se centra en lo que le contaron pacientes y familiares.

“En la vida real lo que pasó fue una combinación explosiva, una combinación letal de inocencia, inexperiencia, ignorancia de la enfermedad, familias violentas y abusivas y la represión de la sociedad”, explicó el director. “Todos esos factores se conjugaron para que esos muchachos desesperadamente hicieran lo que hicieron, que era prácticamente una manera de suicidarse”.

Los actores, que también tuvieron la oportunidad de conversar con pacientes, tenían poca experiencia antes de sumarse al proyecto, pero sus actuaciones son conmovedoras, en especial en el caso de Miriel Cejas.

La actriz encarna a Eunice, el personaje que menos habla en el filme y cuyo rostro aparece en pantalla durante minutos enteros en primer plano, con un dominio que le permite proyectar todo el proceso que atraviesa la joven, que pasa de víctima de abuso sexual a una vida incierta, con un futuro a la vez triste y esperanzador.

“Estoy realmente contento con el trabajo de ella”, dijo el director. “El actor cuando habla siempre la tiene más fácil. Cuando tiene que transmitir un mundo interno solamente a través del cuerpo o la mirada, se le pone como más dura la cosa”.

Boleto al paraíso es el cuarto largometraje de Chijona Valdés pero se trata del primer drama que el director de sesenta y un años lleva al festival en el pueblo vacacional de esquí de Park City, Utah, donde compite con otros largometrajes extranjeros que incluyen a Todos tus muertos del colombiano Carlos Moreno y Asalto al cine de la mexicana Iria Gómez Concheiro.

“Mi experiencia con las otras películas (en Sundance) es que se han reído más o menos con las mismas cosas que se reían los cubanos”, dijo Chijona Valdés al recordar las presentaciones de sus trabajos previos en el festival. “Ahora viene un drama, vamos a ver qué pasa, si son capaces de llorar con las mismas cosas”.

Boleto al paraíso tuvo su debut en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana en diciembre.

El Festival de Cine de Sundance, la mejor vitrina para el cine independiente en Estados Unidos, arrancó el jueves y transcurre hasta el 30 de enero.

El Nacional
Caracas, Venezuela
Enero 21, 2011